Cómo empleamos la tecnología para optimizar nuestras rutas

0
142

Seguro que más de una vez te has preguntado cómo hacemos para analizar las rutas, comprobar tendencias de uso o sacar conclusiones de los ritmos de uso de los pasajeros para poder mejorar en el día a día de nuestros autobuses. Esa información procede de los sistemas controlados por el departamento de Planificación de EMT Valencia, que permanentemente está comprobando y analizando toda la información que llega de los autobuses para comunicar al resto de departamentos estadísticas que permitan mejorar esos procesos. Una información que procede de un sistema tecnológico muy completo y que nutre el día a día de análisis de EMT Valencia. Por eso hoy queremos contarte cómo funcionamos en este campo, para que puedas comprender cómo surge y se analiza la información que el uso diario de pasajeros como tú nos proporciona para estar más cerca de tus necesidades.

La información analizada en el Departamento de Planificación se obtiene básicamente de 2 sistemas complementarios:

  1. El SAE, que recoge por ejemplo información de la posición de los autobuses, la hora que pasan por cada parada, el tiempo invertido en cada tramo y las acciones que los operadores realizan sobre las autobuses para corregir las desviaciones que se puedan producir en la operativa diaria. El SAE es un sistema en el que se integran varios dispositivos, tales como las canceladoras sin contacto, la red inalámbrica, el posicionamiento del coche, las comunicaciones con el conductor, el control de los paneles de estimación de tiempos de llegada, la supervisión de varios parámetros operativos del autobús, los sistemas de emergencia… y todo ello supervisado por empleados que trabajan las 24 horas del día desde la sala del SAE de la sede central y controlado gracias a señal GPS que emite cada autobús que se encuentra en servicio. Estos inspectores, que trabajan en tres turnos, no sólo regulan la circulación vigilando que se cumplan la frecuencia y re-posicionando los autobuses a lo largo de la línea en el caso de que se genere alguna incidencia o retraso en alguno de sus puntos, sino que también están para responder ante emergencias o situaciones imprevistas.
  2. El SGB, que es el sistema que recoge las validaciones de clientes. Con él se obtienen, por ejemplo, datos como la hora de subida al bus, la parada, el tipo de título utilizado, si es transbordo, etc. Dentro del proceso de mejora tecnológica, la introducción de la tarjeta Móbilis ha sido especialmente importante porque la identificación de la tarjeta nos permite realizar una trazabilidad de los desplazamientos que realizan los clientes y así poder ser más coherentes después con los desplazamientos y movimiento naturales.

Es al cruzar los datos de ambos sistemas y cargando la información más relevante en un Datawarehouse (almacén de datos dónde se vuelcan todos los días millones de datos de horarios, oferta y demanda), cuando podemos sacar informes de manera sencilla y rápida que nos permiten comprender al instante, por ejemplo: cuáles son las paradas de mayor utilización, qué perfil de clientes nos utiliza en cada línea, cuál es el número de usos al día, qué fluctuaciones ha habido por zonas de la ciudad… Y también por grupos de paradas, por distritos, por línea, por franja horaria, el tiempo medio que estáis los pasajeros a bordo de un bus, cuántos desplazamientos son repetitivos, líneas con mayor fidelidad de clientes, cambios de patrones de desplazamiento, aparición de nuevas zonas de atracción de viajes… Así, hasta dar con infinidad de cuestiones de las cuales se hace un seguimiento diario.

Por citar un ejemplo de funcionamiento en Planificación de EMT Valencia, cada día a las 8h de la mañana los sistemas de información ya han procesado todos los datos de toda la flota del día anterior, y se han generado para su análisis unos 20 informes que son distribuidos entre distintas áreas de la empresa, cada día. Así ante cualquier cambio de tendencia o indicador que quede fuera de las márgenes de calidad, inicia un proceso de análisis más detallado que puede derivar en un cambio de horario o en un proyecto de reorganización de líneas o recorridos.

Más allá de los conductores, revisores y personal con el que te encuentras día a día, en EMT Valencia somos casi 1.500 personas quienes nos dedicamos cada día a que encuentres y disfrutes del bus que te lleva a tu destino. Detrás de ese final tan simple hay un gran engranaje con el único objetivo de optimizar los procesos y estar más cerca de lo que buscas cada vez que subes a uno de los buses rojos de Valencia.

Como siempre, si tienes más preguntas, aquí estamos para responderlas. ¡Gracias por viajar con nosotros!

tecnologiaope