LA MEJORA DE LA FLOTA Y DE LAS INSTALACIONES DE LA EMT PERMITE REDUCIR EL EQUIVALENTE A MÁS DE 1.600 TONELADAS DE EMISIONES DE CO2

0
56

VALÈNCIA, SÁBADO 25 DE ENERO DE 2020

El consumo energético ha disminuido en 2019 un 14 por ciento y el consumo de diésel un 4 %; el ahorro económico supera los 400.000 euros anuales.

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València ha reducido un 14 % su consumo energético y un 4 % el de diésel en 2019,  gracias a la incorporación de vehículos híbridos y las mejoras realizadas en sus instalaciones para hacerlas más eficientes. Estas medidas, enmarcadas en las políticas medioambientales de la empresa para minimizar el calentamiento global, se han traducido en una reducción de 1.613 toneladas de emisiones de dióxido de carbono y en un ahorro económico anual de 418.000 euros. 

La incorporación de nuevos autobuses híbridos a la flota, que en 2019 tenía 90 híbridos y 2 eléctricos, ha permitido ahorrar 411.867 litros de diésel. Así, de los 10,1 millones de litros en 2018, el año pasado se consumieron 9,7 millones. Esta reducción, junto a la rebaja del 8,3 % del consumo de GNC, ha supuesto un ahorro anual de 385.880 euros en el combustible de la flota y una reducción de 1.435 toneladas de dióxido de carbono.

Además, esta reducción de emisiones contaminantes seguirá creciendo, puesto que está prevista la incorporación a la flota de otros 164 autobuses híbridos nuevos entre este año y 2021. Así, será el próximo año cuando el 53 % de la flota será híbrida y eléctrica y se conseguirá disminuir las emisiones contaminantes de los vehículos en más de un 24 %.

“Desde 2015 nuestro compromiso ha sido renovar la flota, lo que nos ha permitido reducir las emisiones contaminantes y el consumo de combustible mientras transportamos cada día a más personas. La EMT está actuando para hacer frente a la emergencia climática actual ofreciendo un transporte público cada vez más eficiente y sostenible”, ha explicado el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi.

La reducción más grande de consumo energético se ha producido en los talleres de la EMT en Sant Isidre, donde se ha llegado a disminuir en un 22,5 % respecto a 2018, el equivalente a cerca de 160.000 kg. de dióxido de carbono. Así, el consumo de energía ha sido en 2019 de 1.340.872 kWh, frente a los 1.730.495 kWh del año anterior, lo que se traduce en un ahorro de 28.000 euros. “Todo este ahorro nos ha permitido dar mejor servicio, como se ha demostrado en estos años y certifica el barómetro que nos sitúa como el servicio municipal mejor valorado por la ciudadanía”, ha añadido el edil.

También en las oficinas centrales se han introducido mejoras en los equipos de aire acondicionado, iluminación o compresores que han permitido disminuir durante el 2019 más de 46.000 kWh, lo que supone una reducción de 18.900 kg. de emisiones de dióxido de carbono. Además, la EMT dispone de un contrato para suministro de energía con certificado de origen renovable 100 %, es decir, que la energía procede de fuentes renovables y, por lo tanto, las emisiones del consumo eléctrico son cero.

Todas estas mejoras en la eficiencia energética de la empresa se han realizado mientras el número de personas usuarias ha aumentado hasta los 96,9 millones en 2019, 776.000 más que el año anterior.

 

 

 

DEJAR RESPUESTA